Logo

NOTICIAS

17/08/2017

Concepto de salario regulador en los despidos

El pasado 3 de mayo de 2017, el Tribunal Supremo dictó una sentencia de gran relevancia y repercusión en el ámbito del derecho laboral, y más concretamente en lo que respecta a la configuración del salario regulador a los efectos del cálculo de las indemnizaciones por despido.

En esta resolución, en lo que nos interesa, se discute acerca de la naturaleza salarial de los conceptos <<seguro médico, seguro de vida y del plan de jubilación>>, concluyendo que estos constituyen salario y, por tanto, deben ser incluidos en el cómputo del salario regulador por despido.

Ello nos da pie a reabrir el debate sobre cuáles son los conceptos retributivos a incluir en el cómputo del salario regulador de la indemnización por despido.

A modo de axioma podemos decir que actualmente rige la regla general de que constituye salario la totalidad de las percepciones dinerarias o en especie que un trabajador reciba, siendo una presunción iuris tamtum (que admite prueba en contrario), mientras que la excepción es la del carácter extrasalarial de aquellas, que queda limitada y reducida a aquellos conceptos de los que se deduzca una auténtica naturaleza compensatoria (gastos de la actividad laboral).

El Tribunal Supremo había dejado entrever en anteriores resoluciones la superación de la doctrina clásica configuradora del salario regulador y que su criterio apostaba por la vía de considerar prácticamente toda percepción como salarial (de hecho, el seguro de vida y accidentes es un concepto expresamente salarial desde la sentencia del 2 de octubre de 2013), pero en la sentencia que ahora comentamos ya se establece de manera nítida y directa el carácter salarial de estos tres conceptos: seguro de médico, seguro de vida y plan de jubilación.

La conclusión parece clara y las primas de los seguros médicos y los de vida son salario a efectos indemnizatorios, y ello con independencia de que estos se establezcan individual o colectivamente

De igual manera, el Tribunal Supremo admite la naturaleza del <<Plan de Jubilación>> como mejora de la Seguridad Social, pero aclara que, en todo caso, lo que quedaría excluido como salario serían las futuras prestaciones que se pudieran generar, pero no lo que las compañías ingresen por tal concepto en nombre del trabajador. Es decir, las aportaciones empresariales a estos planes, con independencia de su periodicidad, son salario.

Por último, un matiz importante, ya que la sentencia se refiere al concepto <<Plan de Jubilación>>, que en verdad es una póliza de seguros  y no, propiamente, un <<Plan de Pensiones>>. A pesar de que el Tribunal Supremo no se pronuncie de manera expresa sobre la naturaleza salarial de las aportaciones a los planes de pensiones, dado el carácter expansivo del concepto <<salario>> que se da en esta sentencia, cabe esperar idéntico tratamiento como salarial a todas las aportaciones que las empresas efectúen a los planes de previsión social (cualquiera que sea su configuración).

Como siempre, el departamento laboral de Key Iberboard atenderá cualquier duda que se plantee en relación con esta sentencia.

  • Icono facebook
  • Icono twitter
  • Icono google plus
  • Icono linkedin