Logo

NOTICIAS

06/04/2017

Tribunal Supremo: El registro de la jornada diaria no es obligatorio

El Tribunal Supremo tumba el criterio actual emitido por la Audiencia Nacional, en una importantísima sentencia dictada el 23 de marzo de 2017, publicada ayer día 5 de abril y que tiene un impacto muy importante en todas las empresas.

En nuestra opinión, estos son los puntos más destacables de la sentencia:

El artículo 35.5 del ET sólo obliga, salvo pacto que amplíe ese deber, a llevar el registro de las horas extras realizadas y a comunicar a final de mes su número al trabajador y a la representación legal de los trabajadores el número de horas extras realizadas, caso de haberse efectuado.

La normativa comunitaria impone, al igual que la española, la necesidad de llevar un registro de las jornadas especiales, pero no de la ordinaria cuando no se sobrepase la jornada máxima.

Convendría una reforma legislativa que clarificara la obligación de llevar un registro horario y facilitara al trabajador la prueba de la realización de horas extraordinarias, pero esa obligación no existe por ahora y los Tribunales no pueden suplir al legislador imponiendo a la empresa el establecimiento de un complicado sistema de control horario, mediante una condena genérica …

No se deben olvidar las normas reguladoras de la protección de datos, de creación de archivos de datos y del control de estos según la Ley 15/1999 y el nuevo Reglamento que aunque no entra en vigor hasta el 25 de mayo de 2018, deberá tenerse en cuenta para orientar la creación de estos registros  (pueden suponer una injerencia indebida de la empresa en la intimidad y libertad del trabajador, así como en otros derechos fundamentales).

No se produce indefensión del trabajador. A final de mes la empresa notificará al trabajador el número de horas extras realizadas, o su no realización, lo que le permitirá reclamar frente a esa comunicación y a la hora de probar las horas extraordinarias realizadas tendrá a su favor el artículo 217.6 de la LEC, norma que no permite presumir la realización de horas extras cuando no se lleva su registro, pero que juega en contra de quien no lo lleva cuando el trabajador prueba que sí las realizó.

La sentencia cuenta con tres votos particulares, firmados por cinco de los trece magistrados, partidarios de desestimar el recurso de Bankia: “a la luz del texto legal no cabe negar la obligación empresarial de llevar algún tipo de registro, pues sólo tras su llevanza, cabrá determinar si cada uno de los trabajadores en concreto ha superado o no la jornada ordinaria pactada. El hecho de que la redacción del texto sea obsoleto no permite negar cual es el verdadero espíritu del legislador. Esta cuestión va más allá porque incide en las obligaciones de cotización en materia de Seguridad Social, con el efecto negativo tanto para los derechos del trabajador como para las arcas del sistema”.

 

Las conclusiones que destacamos y con las que es necesario tener cuidado son:

Persiste y nada tiene que ver con esta sentencia, la obligación de llevar el registro de las horas en los contratos a tiempo parcial y de informar al trabajador de las horas complementarias que realice mensualmente.

Esta sentencia a buen seguro obligará a Inspección de Trabajo a modificar su Instrucción 3/2016 sobre intensificación del control en materia de tiempo de trabajo, según el criterio de la Audiencia Nacional.

Todos los magistrados parecen estar de acuerdo en algo: es necesaria una modificación legislativa, por lo que no debemos descartar esta posibilidad en un futuro no muy lejano.

Subsiste el deber de comunicar a los trabajadores y los representantes legales, al final de cada mes, la realización o no de horas extraordinarias, por lo que un cierto control de la jornada de trabajo parece inevitable.

  • Icono facebook
  • Icono twitter
  • Icono google plus
  • Icono linkedin